Search

Cuando tienes una idea de cómo funciona el dinero éticamente y te lo aplicas solo a ti misma... aprendes a tu ritmo, con más calma, y mucho más lento. Pero si tus métodos y estrategias de organización financiera, lo compartes en una comunidad, tienes la oportunidad de poner tus ideas a prueba y medir el resultado. Por eso me gusta la co-creación. Así puedes, de verdad, medir con estadísticas y cifras los resultados de tus métodos. De ser original, espiritual y humanística, como es mi caso, con interés en el emprendimiento social, la dimensión inter-dimensional del alma, la mente y el cuerpo, compartir tus métodos, multiplica el poder de tu aprendizaje. Entonces, yo viendo mi propio progreso personal, puedo concluir que enseñar y guiar a otros es la mejor manera de aprender. Ser responsables, es amar a otros tanto, que te extiendas para ayudar a resolver sus retos y que Dios te premie para recibir de rebote la sabiduría que necesitas para responder a tus propias inquietudes económicas. No se llega a la riqueza por accidente. El viaje tiene una ruta y el camino es el Amor.