Search

Sabias tú que la química de tu cerebro determina tu ejecución financiera. Dependiendo de como funcionan tus hormonas, tendrás una forma de enfocar tu dinero. Cuando realicé el test de una amiga sobre mi arquetipo financiero, yo descubrí que era un “risk taker” y ¿cómo es esto? ¿si yo soy tan conservadora? ¿De dónde sale este lado innovador creativo financiero? y ¿Cómo me acostumbré a usar mi intuición para escuchar mi voz interior y tomar decisiones estratégicas sin correr riesgos? Esta primavera 2018, mi esposo Carlos, (muy intrigado de conocer cómo funciona mi cerebro, tan particular cómo ustedes ya saben... para los que han trabajado conmigo y me conocen) me hizo algunos estudios para determinar la química que éxiste en mi cabecita. Para sorpresa de nosotros, yo tengo una gran dosis de Dopamina, una hormona que se encarga de hacer las conexiones entre las neuronas, generando ideas y activando los procesos de la mente. Esta hormona es la responsable de que trabajemos con un fin que nos da placer. A mi la Dopamina, me ayuda a fortalecer mi intuición. Me da una urgencia de resolver “rompecabezas situacionales y circunstanciales” orientándome para encontrar el camino más adecuado y viable. Y encontrar estas salidas me da placer. Es algo natural que se desarrolla cuando te dedicas a resolver problemas con frecuencia y más de forma intuitiva. Lo cierto es que la Dopamina se dispara tanto cuando uno da el primer paso rumbo a un objetivo como cuando lo cumple. La mejor forma de elevar la Dopamina, por ende, es establecerse objetivos a corto plazo o dividir en pequeñas metas aquellos objetivos que son a más largo plazo. Y celebrar cuando uno los cumple. Ahora, el exceso de Dopamina puede crean una mente hiperactiva, a la que le cuesta confiar y enfocarse. Y además puede crear adicciones. Por eso yo hago meditación para calmar y modular la corriente eléctrica en mi cerebro. Hacer ejercicio físico y respirar son claves para mí. Una persona eléctrica como yo se beneficia mucho del chocolate, cuyo sabor hace que el cerebro produzca Endorfinas, y esta hormona se libera en el cuerpo para sentirse bien, produciendo alegría y felicidad. No cabe duda que mi cerebro esta químicamente adaptado para encontrar metas ideales a corto plazo, alcanzarlas y celebrarlo a lo grande liberando mucha felicidad. No hay duda que estos niveles tan altos, deben cuidarse y por eso el descanso, la dieta y la vida en comunidad son vitales para mi salud mental. Por lo pronto trabajar con personas de mucha confianza en proyectos exitosos es algo que me apasiona. Mi meta es retirarme cerca del mar y dedicarme más al lado contemplativo de mi cerebro, dando paso a elevar mi Serotonina en compañía de Dios y mis seres queridos, especialmente mi esposo, quien me cuida como el tesoro más exótico y raro de este planeta Tierra.