Search

Imagínate que estás en un juego de pelotazos Maya, En el centro de la cancha una pelota de cuero que esta encendida con fuego y los jugadores empujan y le pegan a la pelota con su cadera ... la meta ? Pasar la pelota por un anillo muy alto, realmente alto !!! Parece todo imposible ! Pero para este héroe entrenado en este juego ceremonial, la pelota encendida es un símbolo que representa al sol y el anillo representa a la luna. La cancha de juego es la dualidad entre lo bueno y lo malo de la vida. Inspirados en esta visión de aceptar la dualidad de la vida, yo he optado por ser experta en el manejo de riesgos y les doy con la cadera un golpe y los empujo en el tiempo lunar, siempre a mi favor. Meditando en esta actitud me puse a pensar en una forma creativa, no convencional y muy diferente de usar tu seguro de vidas inspiradas por los Mayas. Muchos no quieren tener seguro de vida porque lo asocian con la idea de cobrar dinero solo después de morirse. Eso es olvidarse de la dualidad ... es lo malo y lo bueno en la cancha de juego. Hablando en términos financieros, en realidad los seguros de vidas modernos han evolucionado para ajustarse a necesidades modernas, ya que las personas viven más tiempo y el enfoque es en el presente. Yo creo que el seguro de vida debe darte a ti la oportunidad de ahorrar un fondo de dinero y al mismo tiempo, darte facilidades para retirar esos fondos a voluntad. Aquí tres formas como yo uso el seguro de vida de forma creativa para mi: ✔️ 😀 Saco los fondos ahorrados y compra una casa de inversión y ten seguro de vida y casa rentera. ✔️😀 Saca los fondos ahorrados y crea un banco 🏦 si.... como me lees ... se un banco y aquí tengo mucha tela que cortar y darte más ideas pero vamos poco a poco ✔️😀 Saco los fondos e invierto en documentos legales de otros países con más oportunidades para mi. Aquí importante .. recuerda la movilidad se va a imponer en los próximos 40 años ... a movernos como jugadores de pelota Maya ! A la final recuerda el propósito de la vida es ser maestros de la dualidad. No debe quemarte el sol ... ni asustarte la altura de la Luna.