Search

hablemos de finanzas y la depresion:

Te imaginas? casi un 10% de la poblacion mundial sufre de depresion. Eso significa que una comunidad de 22 personas hay 2 personas sufriendo de depresion segun las estadisticas.

En investXa estamos consciente de que hay una alto porcentaje de personas que pueden padecer depresion y estamos creando un protocolo para interactuar de forma segura y eficaz con miembros de la comunidad que asi lo requieran.

Hemos decido crear cada luna llena un "spa del dolor", donde las personas puedan expresar con un simbolo neutro si estan pasando por un momento dificil en su vida.

Y le hemos pedido a los miembros de una comunidad no prestar terapia o hablar directamente con la persona, ya que solo una persona especializada puede y debe evaluar la situacion.

Una persona feliz, que esta en una etapa distinta en su vida del que sufre depresion, debe encontrar una forma segura y apropiada de responder ante el dolor de un miembro de la comunidad de investXa, con tres acciones protocolares:

1.- Orar o meditar por la persona que esta sufriendo. 2.- Encender una vela simbolo de la luz que ilumina su vida 3.- No dar platicas largas al afectado. Solo palabras con amor y significado: Querida, amado, respetado, escuchado, iluminado, sereno, abrazado. Palabras simples que comuniquen y ofrezcan neutralidad.

El doliente no puede ser alcanzado con palabras y el feliz debe cuidar su lenguaje para mantenerse en un buen animo.

Es necesario que la persona que sufre reciba ayuda profesional de ser necesario y para esto en investXa tenemos a la doctora Irene Acosta quien brinda sus servicios de consulta aqui en investXa.

La depresión constituye un reto para la salud pública, ya que su prevalencia es muy alta: el número de personas que la sufren a lo largo de su vida se sitúa entre el 8% y el 15%.

350 millones de personas sufren depresión en el mundo.

Según la OMS, en la actualidad, la depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo.

En Europa, representa más del 7% de la mortalidad prematura.

En España, el riesgo de que la población general desarrolle, al menos, un episodio de depresión grave a lo largo de la vida es casi el doble en mujeres (16,5%) que en hombres (8,9%), mientras que el porcentaje de personas que padece anualmente la enfermedad es del 4%.

Diferentes trabajos publicados cifran en un 50% los trastornos depresivos que no reciben tratamiento o no el adecuado (psicofármacos o psicoterapia o combinación).

En estudios españoles como el estudio SCREEN los trastornos depresivos se encontrarían en cerca del 20% de los pacientes atendidos en Atención Primaria.

Hasta el 43% de los pacientes abandona el tratamiento y otro porcentaje importante no lo cumple como le ha sido prescrito.

Los datos señalan que cada episodio depresivo incrementa la probabilidad de una recaída posterior. Aproximadamente, un 60% de los pacientes que ha sufrido un episodio depresivo presenta al menos una recurrencia a lo largo de su vida.

Los síntomas de la depresión:

Los síntomas nucleares de la depresión son la tristeza patológica, la pérdida de interés o placer en casi todas las cosas y una disminución de la vitalidad.

Además, pueden aparecer otros síntomas, como los sentimientos de culpa o de incapacidad, la irritabilidad, el pesimismo ante el futuro, las ideas de muerte o de suicidio, la pérdida de confianza en uno mismo o en los demás, la disminución de la concentración y la memoria, la intranquilidad, los trastornos del sueño y la disminución del apetito y de la libido, entre otros.

Los síntomas cognitivos como los problemas de concentración, falta de atención, dificultad para encontrar las palabras, enlentecimiento mental y dificultad en la toma de decisiones son algunos de los síntomas persistentes más comúnmente referidos en la depresión, incluso en pacientes con criterios de respuesta al tratamiento o remisión.

Además, los síntomas cognitivos se asocian a una peor evolución del paciente y a un aumento de la carga clínica y económica.

Conviene recordar que tristeza o melancolía no son sinónimos de depresión.

Los períodos de tristeza o melancolía son inherentes a la experiencia humana. La tristeza es un sentimiento normal, pero puede llegar a ser patológica en función de su duración, intensidad y grado de interferencia en la conducta y la vida cotidiana de la persona.

Impacto económico:

Según la OCDE, las enfermedades mentales, como la depresión, cuestan a los países miembros hasta un 4% del PIB.

La mayoría de los costes son indirectos, 54.000 millones de euros, tales como pérdida de productividad laboral, bajas por enfermedad y jubilación anticipada.

La pérdida de productividad provocada por el absentismo y presentismo representa en torno al 50% de todos los costes relacionados con la depresión.